en

Esta mega estructura salvará Venecia

En 2019 se hicieron virales vídeos de turistas que se encontraban de paseo en la hermosa ciudad de Venecia, esas imágenes mostraban cómo las personas hacían su vida cotidiana con el agua entrando a los restaurantes y locales cubriendo sus tobillos.

Estas curiosas imágenes son el resultado de una de las peores inundaciones desde 1966 y causó múltiples daños en la ciudad, principalmente en las zonas más bajas donde la inundación puso bajo el agua a todo lo que tenía  a casi dos metros de altura.

El gobernador de Venecia, Luca Zaia, nombró ese día como una «devastación apocalíptica», donde la famosa Catedral de San Marcos, tiendas, restaurantes, hogares, museos y muchas otras zonas turísticas recibieron el amanecer completamente inundados.

El gobernador agregó que cerca del 80% de la ciudad quedó afectado ese día, y tardaría mucho tiempo en calcular con precisión la magnitud de los daños.

Este fenómeno mejor conocido en la región como ‘acqua alta’ es bastante común, razón por la que vimos en el vídeo a las personas tan tranquilas a pesar de tener los pies bajo el agua, no siendo una razón para cerrar los restaurantes y dejar atender a los comensales que comían en una especie de alberca.

LEER
50 años desde el primer vuelo del concorde

De hecho, la Plaza de San Marcos suele inundarse con bastante frecuencia, convirtiendo el escenario húmedo en todo un ícono del turismo. Aunque no por ello peligra la estructura de uno de las arquitecturas más atesoradas por los Italianos que cada día se deteriora más por la presencia de la humedad.

Aunque estos escenarios ya sean característicos y normales de ver, esto no significa que Venecia es un lugar que siempre se mantendrá en la delgada línea de la estabilidad y la catástrofe, pues el cambio climático amenaza con desaparecer por completo en esta ciudad.

De acuerdo con los expertos, el aumento del nivel del mar podría engullir por completo la costa adriática de Italia, borrándolo del mapa en aproximadamente tres décadas, convirtiéndolo en el verdadero Atlantis.

Para tratar de minimizar los daños que esta potencial catástrofe, Venecia no se ha quedado de brazos cruzados y está haciendo todo lo posible por proteger la ciudad y todo el impresionante patrimonio que aloja,  haciendo uso de la ingeniería más innovadora.

MOSE salvaría a Venecia de quedar hundida

Venecia, además de ser un territorio costero que se encuentra al fondo del mar Adriático, también lo conforman minúsculas islas que se encuentran rodeados por largas masas de tierra que se tratan de las localidades de Malamocco, Chiggia y Lido.

LEER
Soluciones creativas de espacio: rascacielos horizontales

Estas extensiones de tierra han atrapado parte del mar Adriático, conformando la famosa Laguna de Venecia donde encontramos estas pequeñísimas islas, en la más grande encontrando la famosa Basílica de San Marcos.

Sin embargo, esta laguna no es completamente cerrada y siempre está a la merced del levantamiento de la marea. Por eso, se está buscando la forma de cerrar estas brechas para aislarla por completo del mar Adriático.

Sin duda, sería un trabajo titánico y casi imposible el cerrar la distancia entre las islas de forma natural, es decir, agregando más tierra, por eso han diseñado una mega estructura llamada «Módulo Sperimentale Elettromeccanico» (MOSE).

Esta estructura constaría de esclusas, que son una especie de presa mecánica capaz de levantar y bajar sus compuertas para compensar los niveles del agua entre un territorio y el mar, comúnmente vistos para hacer pasar enormes barcos.

Serán exactamente 78 esclusas móviles las que conformarán el MOSE, cada uno con un peso de 300 toneladas, y hasta 60 metros de largo. Esta potente estructura hidráulica no solo creará una barrera entre el mar y la laguna, sino que también podrá contener la marea alta, conservando un nivel más bajo del otro lado.

LEER
La historia de como se impusieron los teclados QUERTY en informática

De acuerdo con las proyecciones, las compuertas de las esclusas quedarían bajo el agua permanentemente, pero tendrán la capacidad de emerger para crear una barrera, o mejor dicho, un dique de contención, esto con un sistema que llenará de aire la estructura.

Es importante que la estructura sea móvil y funcione solo en casos precisos, pues necesitan que la conexión entre la laguna de Venecia y el mar esté siempre abierta para no perturbar las corrientes submarinas que mantienen vivas el ecosistema marino tan frágil y valioso.

Un proyecto viejo que tardó en llegar por tropezones

El proyecto MOSE no es nada nuevo, de hecho su construcción inicio en el 2003 con un costo de 7 mil millones de euros y con fecha de inauguración para el 2016. Sin embargo, dos años antes se dieron cuenta de diversas irregularidades con el manejo del presupuesto.

El acusado era el Consorcio Venecia Nuova, quien mantuvo en pausa el proyecto durante muchos años luego de que detectaran sobrecostos y corrupción en las operaciones. El proyecto había avanzado un 90% y solo hacía falta un pequeño empujoncito, pero las cosas no salieron como planearon.

LEER
Averiguar una clave te puede convertir en el más rico de tu ciudad

Las aguas habían subido más de un metro desde la última vez que proyectaron las esclusas por lo que ahora necesitaban ser aún más altas, por si fuera poco, la falta de mantenimiento causó problemas de óxido en las cubiertas, amenazando con que todo ese millonario presupuesto y trabajo se fueran a la basura.

Y aunque se hubiese construido por completo la estructura, no tenían planeado hacer las primeras pruebas de elevación hasta 2019, mientras tanto, quedaría varios años sumergido sin la posibilidad de activarse si sucediera un desastre antes de esa fecha.

Cuando ocurrió la terrible inundación del 2019 que dejó dos muertos, varios desaparecidos y daños millonarios, la mega estructura no pudo ser activada presuntamente por el fuerte viento que causo errores en el software de seguridad que aún estaba en desarrollo.

Otro factor también fue la falta de personal, pues se requieren hasta 80 trabajadores para echar a andar al titán, pero hasta el momento solo se contaba con 20 personas sólo para hacer pruebas y ajustes.

Una nueva fecha se fijó para el último día del 2021, mientras las personas y el gobierno se sienten expuestos ante otra posible inundación incluso mucho más grande.

LEER
Rokr E1, el primer teléfono con iTunes y precursor de iPhone

MOSE se levanta contra todo pronóstico y logra prevenir otra inundación

Fue apenas este 4 de octubre de 2020 cuando la marea comenzó a subir para provocar una inminente inundación aunque no tan grande como la del año anterior, pero si lo suficiente para demostrar de lo que está hecho el MOSE.

Los expertos pronosticaron una elevación de la marea de 135 centímetros para las 12 PM de ese día, una altura de esa magnitud significaba que la plaza de San Marcos se iba a volver a inundar al igual que otros lugares de la ciudad.

La oportunidad estaba ahí y los desarrolladores de la mega estructura querían demostrar que su proyecto no era dinero tirado a la basura, así que activaron las 78 esclusas esperando a que estas retuvieran el poder del peso del agua.

Fue así como MOSE se levantó más de un metro sobre el nivel normal del mar y detuvo el paso del agua hacia la ciudad con éxito a pesar de no estar completamente terminado.

Luigi Brugnaro, alcalde de esta ciudad, comentó para la prensa que esta prueba fue todo un éxito y que estaban muy satisfechos con el resultado. Además, aprovechó para responder con un «celebramos algo histórico» los tantos insultos que ha recibido al ver la falta de factibilidad y la corrupción detrás del proyecto.

LEER
Averiguar una clave te puede convertir en el más rico de tu ciudad
video de la web oficial del proyecto mose

Era evidente que las personas habían dejado de creer en MOSE tras recibir tantas malas noticias, pero ese día la gran construcción de acero se convirtió en la esperanza de todos.

Las enormes compuertas lograron levantarse con vientos de 40 km/h e incluso un pico de pleamar que superaban el metro con 25 centímetros, y lo que hubiese significado una inundación de varios centímetros de altura, esta vez resultó de una ciudad completamente seca y a salvo.

Fotos en las redes sociales dejaron ver las tradicionales pasarelas que se instalan en la Plaza de San Marcos, que sirven como puentes para que las personas puedan transitar frente a las inundaciones, pero esta vez no pudieron cumplir su función por la falta de agua gracias a MOSE. Ahora Venecia podrá darse un respiro y tendrá la oportunidad de seguirse recuperando de la terrible inundación que la puso bajo el agua,  mientras el mundo también mira aliviados como una ciudad que guarda maravillas de la humanidad y la naturaleza, podrá ser salvaguardada gracias a los milagros de la ingeniería.

Colorear videos antiguos con IA: ¿sí o no?

Averiguar una clave te puede convertir en el más rico de tu ciudad